Programa Bienestar Impulso a las Jefas de Familia Desempleadas o en Situación de Violencia de Género

Considerando que el gobierno del estado de Oaxaca adoptó los mecanismos e instrumentos recomendados en los acuerdos y convenciones internacionales, a los que México se ha adherido, para elaborar políticas públicas de igualdad y de equidad de género: Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW/1992, Nueva York), Cuarta Conferencia Mundial Sobre la Mujer (Beijing, 4 a 15 de septiembre de1995), Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las Mujeres (Convención de Belem Do Pará, Brasil, 4 de junio de 1994) y  los Objetivo de Desarrollo del Milenio, específicamente el 3º, que promueve la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer.

Que, en este contexto el gobierno del estado de Oaxaca asumió la estrategia de dotar de perspectiva de género las políticas, programas, proyectos y presupuestos gubernamentales en su Plan de Desarrollo Estatal (PED) para el periodo 2011-2016, a través de la transversalidad de género, incorporada en todas las esferas y niveles de la gestión pública y que promueve una política activa y visible que analiza los efectos producidos en mujeres y hombres antes de la toma de decisiones.

Que las inequidades sociales y económicas están presentes en varias dimensiones de la vida de las personas, sin embargo, es innegable que entre hombres y mujeres existen profundas desigualdades en aspectos fundamentales del desarrollo humano como la autonomía económica.

La mayoría de las mujeres en Oaxaca, son dependientes de otros, es decir, no cuentan con autonomía económica, por lo tanto, no cuentan con autonomía en general y se encuentran en posición de franca desigualdad con sus pares hombres y esto las hace especialmente vulnerables a la pobreza.

Que en Oaxaca, 240,561 mujeres son jefas de hogar lo que representa 26% del total de hogares, estas mujeres tienes a su cargo 790,299 personas. Hay municipios que alcanzan más de 49% de jefaturas femeninas.  

Que el ingreso monetario que perciben las personas es un dato fundamental para visibilizar las desigualdades de género. Cuando las personas no disponen de ingresos propios carecen de autonomía económica. Por ende, en la medida en que las mujeres detentan y aumentan sus ingresos propios adquieren mayor autonomía económica y se empoderan, puesto que se igualan en condiciones con los hombres.

Que la violencia de género es una grave manifestación de la desigualdad que atenta contra los derechos humanos y las oportunidades de desarrollo de las personas y sus sociedades. Dentro de esta problemática sociocultural se entiende cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o  sufrimiento  físico,  sexual o psicológico a las mujeres, tanto en el ámbito público como privado.

Que cuando la incidencia de estos tipos de violencia se analiza para el caso del estado de Oaxaca, se obtiene que el mayor porcentaje se encuentra en la violencia emocional, a lo largo de la relación con 82.4%; seguida por la violencia económica con el 56.9%; las agresiones de tipo físico (golpes, ataques con algún objeto o arma) representa el 52.3%; y las agresiones sexuales son las menos frecuentes con 18.9% (INEGI, 2006).

Que bajo este panorama las medidas para empoderar económicamente a las mujeres y erradicar la violencia de género deben ser inaplazables y con miras a largo plazo, por esta razón presentamos el Programa Bienestar Impulso a Jefas de Familia Desempleadas o en Situación de Violencia de Género.

Que para la operación del Programa Bienestar Impulso a las Jefas de Familia Desempleadas o en situación de Violencia de Género, deben desarrollarse procedimientos sencillos y transparentes a través de Reglas de Operación funcionales, que permitan delimitar las facultades y competencias de su ejecución.

Reglas de Operación (31 - 01 - 2013).